Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ponge’

Francis Ponge. El musgo

El musgo

.

Las patrullas de la vegetación se detuvieron antaño sobre la estupefacción de las rocas. Mil bastoncillos de terciopelo de seda se sentaron entonces a la manera de sastres antiguos.

Desde entonces, desde la aparente crispación del musgo en la misma roca, con sus lictores, en el mundo preso de una confusión inextricable y oprimido allá abajo, todo pierde la cabeza, patalea, se agoga.

Todavía más: los pelos han crecido, con el tiempo todo se ha ensombrecido más.

¡Oh preocupaciones de pelo cada vez más largo! Las profundas alfombras, en oración cuando alguien se sienta encima, se leventan hoy con sus aspiraciones confusas. Así, se producen no sólo sofocos, si no asfixia.

Pero escalpar simplemente de la vieja roca austera y sólida esos campos de felpa, esos felpudos húmedos, se hace posible por saturación.

.

Francis Ponge. Trad. Miguel Casado. En el volumen recopilatorio: La soñadora materia (Galaxia Gutenberg, 2006)

Anuncios

Read Full Post »

Francis Ponge. El molusco

El molusco

 

El molusco es un ser —casi una— cualidad. No necesita armazón, sino sólo una muralla; es algo como el color en un tubo.

La naturaleza renuncia aquí a la presentación del plasma en forma. Sólo muestra que se interesa por él al protegerlo cuidadosamente dentro de un joyero, cuya cara interior es la más bella.

No es, pues, un simple esputo, sino una realidad de las más preciosas.

El molusco está dotado de una potente energía para encerrarse. No es en verdad más que un músculo, un gozne, un blount * y su puerta.

El blount que ha segregado la puerta. Dos puertas ligeramente cóncavas constituyen su morada entera.

Primera y última morada. Se aloja en ella hasta después de su muerte.

Nada que hacer para sacarlo vivo.

La menor célula del cuerpo del hombre se sujeta así, y con esta fuerza, a la palabra —y recíprocamente.

Pero a veces otro ser viene a violar esta tumba, cuando está bien hecha, y a establecerse en el lugar del constructor difunto.

Es el caso del ermitaño.

 

Francis Ponge. Trad. Miguel Casado. En el volumen recopilatorio: La soñadora materia (Galaxia Gutenberg, 2006)

 

* blount: marca de un sistema automático de cerradura para puertas. (N. del T.)

Read Full Post »

Francis Ponge. dos poemas

«El árbol de Francis Ponge es un árbol que ha observado a Francis Ponge y se describe tal como imagina que éste podría describirlo. Extrañas descripciones. En ciertos aspectos, parecen del todo humanas: es que el árbol conoce la debilidad de los hombres que sólo hablan de lo que saben; pero todas esas metáforas tomadas del pintoresco mundo humano, esas imágenes que hacen imagen, en realidad representan el punto de vista de las cosas sobre el hombre, la singularidad de una palabra humana animada por la vida cósmica y la fuerza de los gérmenes; por eso, al lado de esas imágenes, de ciertas nociones objetivas –pues el árbol sabe que entre ambos mundos la ciencia es terreno de entendimiento– se deslizan reminiscencias procedentes del fondo de la tierra, expresiones en vías de metamorfosis, palabras en las que, bajo el sentido claro, se insinúa la espesa fluidez de la excrecencia vegetal. […] A decir verdad, las descripciones de Ponge comienzan en el momento supuesto en que, estando terminado el mundo, acabada la historia, casi hecha humana, la naturaleza, la palabra pasa delante de la cosa y la cosa aprende a hablar. […] De este modo se constituye en voluntad mediadora de lo que asciende lentamente hacia la palabra y de la palabra que baja lentamente hacia la tierra, expresando, no la existencia anterior al día, sino la existencia de después del día: el mundo del fin del mundo.» (Maurice Blanchot, “La literatura y el derecho a la muerte”, en De Kafka a Kafka).

.

Francis Ponge. Dos poemas de Tomar partido por las cosas

.

Los árboles se deshacen en el interior de una esfera de niebla

Entre la niebla que envuelve los árboles, las hojas les son robadas; las mismas que, desconcertadas por una lenta oxidación y mortificadas por la retirada de la savia en provecho de las flores y frutos, desde los grandes calores de agosto ya estaban menos unidas a ellos.

..En la corteza se labran regueros verticales por donde la humedad es conducida hasta el suelo, desinteresándose de las partes vivas del tronco.

..Se dispersan las flores, se desprenden los frutos. Desde la edad más temprana, el abandono de sus cualidades vivas y de partes de su cuerpo ha llegado a ser para los árboles un ejercicio familiar.

.

El fuego

El fuego hace una ordenación: primero, todas las llamas se mueven en un sentido…

..(No se puede comparar el modo de andar del fuego más que con el de los animales: debe dejar un lugar para ocupar otro; camina a la vez como una ameba y como una jirafa, salta con el cuello, repta con un pie)…

..Luego, mientras las masas contaminadas con método se desploman, los gases que escapan se van transformando en una sola rampa de mariposas.

.

Francis Ponge. Trad. Miguel Casado. En el volumen recopilatorio: La soñadora materia (Galaxia Gutenberg, 2006)

Read Full Post »