Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 junio 2011

.

Jorge Olivera en Museo Salvaje, ciclo de poesía coordinado por Rodrigo Galarza cada último miércoles de mes a las 21h en el bar La Huelga (c/ Zurita, 39, Madrid).

.

cada noche muriendo lentamente frente a las pantallas
a los hospitales
a los balazos de una nueve milímetros
en la reunión cotidiana del ágora doméstica
ignorando cualquier alusión al areté herida
de guerreros cotidianos
sandokanes de todos los días
todos ellos
reconquistando mompracem

Jorge Olivera, Kayac y otros poemas

Anuncios

Read Full Post »

.

«Mohammed Bennís […] Entra en el hueco de mi pecho y muéstrame el don del vacío incandescente y las pupilas de los animales concebidos en el llanto, aquellos que acuden a las puertas de la ebriedad para inyectarnos la pasión de la luz, esa sustancia que atraviesan los pájaros, y nos enloquecen en la felicidad de contemplar dulcemente la muerte.

despiertas el agua, tú haces vibrar el fulgor de la sombra, tú descifras la caligrafía de la arena. Hay en ti un grito desnudo; tú descubres los frutos en el espacio de los sollozos, eres el rey de los agrimensores y te deslizas ante las costas del olvido: creas un instante cubierto de inmensidad.» (Del frontispicio de Antonio Gamoneda a El don del vacío. Las cursivas son palabras de Mohammed Bennís en este libro)

.

Dudas

.

Con estas dudas que

nos iluminan

Con estos exilios que entre sí

se en lazan

Fijamos el color de la huella

y lo esparcimos

…………………pelícanos

……..y lo esparcimos

…………………………..ola

……………………………..o roca

.

Rostro

.

Rostro que desafianate adormece sus ritos

risas tersa

arrugas que se relajan

ojos que se clavan en las fisuras del ánimo

Rostro que arranca de mí

lo que es sólo mío

un silencio que aniquila su constante frialdad

una humareda

que piadosa me trae la pureza del tiempo

y luego se aleja

.

Soledad

.

Se acomoda el alentar de mi sangre entre los horrores que los

vientos han conocido por sus caminos Lentos crecen los instantes

en el extremo de su descomposición

………………………Un sol poniente desciende en su vapor

Un niño ya no soporta los murmullos de esas gentes venidas de

lejos Unas nubes estiran hasta el infinito los colores de la mariposa

Mi sangre solo ella escucha Preguntará por el sendero del

río a los que han pasado y una vibración recuperará su mañana

del sosiego de la bungavilla Qué mano me preparará para esa luz

que vela en la cima del silencio Nada gira alrededor de las piedras

salvo una humedad desnuda de su espesura

Acaso las lenguas se difuminan

en las lindes de la temeridad en una noche como este silencio

.

Su poder

custodia

mis rejas

Ella viste los fragmentos

con su grito

.

Mohammed Bennís, ´El don del vacío´. Frontispicio de Antonio Gamoneda. Trad. Luis Miguel Cañada (ediciones del oriente y del mediterráneo, 2006)

Read Full Post »

.

Movediza

ciclo intermitente de poesía

Poeta Invitado: Francisco J. Serrano

Presenta: Chús Arellano

Miércoles 22, 21.00h, bar La huelga (c/ Zurita 39)



Francisco J. Serrano (Monterrey, Nuevo León, México,1977) ha publicado sus poemas en diversas revistas literarias, como Posdata y Armas y Letras, entre otras. Su primer poemario, Bóreas y el Sol (Ediciones Posdata, 2006), fue reeditado por la UANL y Ediciones Posdata el pasado año. Recientemente ha sido incluido Sextinas (ed. Hiperión, 2011), editado por Chus Arellano, Jesús Munárriz y Sofía Rhei.

.

……………………….Ancla

.

………………………Naces de nuevo

…………………..tímida vena de agua,

……………………hilo nervioso de luz

………………………….que brota

………………………cubre las olas

………………(el verano está dormido

……………de hojas se cubre su manto).

……………………….Puerta secreta

…………………..rama de limas sin flor,

………………………eres la madrugada

…………………..y el sereno que la baña;

barco aguardando al pescador en la turbia marejada

………………………..y el ojo de un ave

………………..que ha sentido entre lo negro

………………………un resplandor.

.

Francisco J. Serrano, ´Bóreas y el Sol´ ( UANL / Ediciones Posdata, 2010)

Read Full Post »

.

No hay más

(La columna de los ocho mil)

.

6/

.

Después de pasar la era

velan

pruebas intactas:

ventanas en la noche, ciegas, desnudas,

inmóviles por la cal

y las sombras del muro

que fue blanco,

………………………en silencio.

exangües de esperar,

que ahora dan sin sentido

al cielo donde están las estrellas.

.

7/

.

Ceniza sin aire,

palabra.

.

Tú eres la última

presa.

.

La expedición

.

1/

.

¿Cuándo se deja de esperar

que la herida se cierre –no se vaya a romper

el sortilegio? ¿Cómose tornan sonámbulos

los ojos libres, alcanzados por una sombra

que los cuida, que los protegería incluso de las hojas

torciéndose hacia la luz? ¿Saben

algo que no esté ya previsto en la mudanza?

.

Aquí, ente tú y yo…

.

El muñeco de nieve

.

Pues nada. Suerte es poco:

.

siempre empezando a ver,

a través de esa nieve,

una flor necesaria

plegarse sin memoria.

Saberse borde, sola.

.

Y si fuera una imagen

eso que no es que falte

se hundiría con el peso

removido, común, de otra última huella.

.

Antonio Méndez Rubio, ´Siempre y cuando´(ed. Abada, 2011)

Read Full Post »

.

Algunos fragmentos más extraídos de la entrevista de Marcel Cohen a Edmond Jabès, publicada bajo el título Del desierto al libro (ed. Trotta).

.

Hemos visto que, en muchos casos y con cierta malignidad, su obra “dentro” de la literatura se sitúa, acaso es necesario precisarlo, como un sobre vacío que muestra la imposibilidad de la literatura. No puede tampoco apreciarse en términos de progreso en relación con otras obras y no refleja, en el fondo, más que el vértigo, una forma de estupefacción, de imposibilidad fundamental y definitiva ante el mundo. En esto cierra todas las puertas y se podría llegar a decir que leerle es perder para siempre las ganas de escribir.

.

–Un sobre vacío: la expresión me gusta mucho. Mis libros no son, de hecho, más que lugares de paso.

En lo que no estoy de acuerdo con usted es cuando habla de la imposibilidad de escribir. Sólo se escribe esta imposibilidad. Todo escritor digno de ese nombre sabe que escribir es imposible pero que le es preciso hacer caso omiso de esa imposibilidad. Sin tal conciencia ya no hay riesgo, ya no hay escritura. Escribir se vuelve la cosa más fácil, más banal. Ningún escritor se expresa fácilmente y sino está atormentado por la desproporción de su proyecto, el que coge la pluma no es un escritor.

Pero volvamos a su expresión: sobre vacío.

Desde luego me sigue atormentando.

Sobre vacío, sí, como un sobre en el que se hubiese olvidado introducir el mensaje.

¿No es así?

Porque nunca hay mensaje; o, más bien, porque el mensaje es en el fondo pura creación del destinatario. Al ser este mensaje esperado, deseado, aquel que hubiese querido mandarse a sí mismo pero sirviéndose de la mano de su corresponsal.

Aquí, dar y recibir se confunden. ¿Qué habría yo de dar o de recibir? –Ya nada, habiéndolo dado todo, recibido todo–. Los interrogantes hacen el vacío. Era necesario este vacío para que otro interrogante, virgen, libre, viese la luz.

.

Edmond Jabès, `Del desierto al libro. Entrevista con Marcel Cohen´, trad. Ana Carrazón Atienza y Carmen Dominique Sánchez (ed. Trotta, 2000)

Read Full Post »

El próximo miércoles 15 de junio a las 19.30h, presento mi poemario retales en compañía de los poetas Rodrigo Galarza y Óscar Pirot. El acto tendrá lugar en la librería La central (Ronda de Atocha, 2 . Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía).

.

«retales propone una poesía en movimiento, de re significación del mundo a través de la ardua y meditada urdimbre de un tapiz de la memoria en el que los “re cortes” y las “hebras” suben y bajan a ritmo del ser que no siempre es el mismo […] Lo nuevo no se ve aquí como definitivo sino como tentativa de integridad entre los retales (cada uno de ellos con sus esplendores y devastaciones) y los que a partir de ellos van conformando una identidad para abrirse al mundo, un mundo que en todo caso tardará en devolver la mirada: “abro puertas / abro puertas hasta en las puertas / no salgo de casa”, ya que antes el poeta deberá mil veces refugiarse en “el nido negro de la vigilia” o como una crisálida vertiginosa abrazar contradictoriamente la intemperie dentro de la “madeja nocturna”.» (Del prólogo de Rodrigo Galarza al libro).

.

 .

caminarme. o

………………….extraer mi huso de raíz

.

……………………………………………………y marchar al desierto

.

recta

.

como una duda. como mi huso

.

.

……………………….mancha

.

.

……………………………………………el desierto

.

Sonia Bueno, `retales´. Ilustraciones de Eugenia Criado (Fundación Centro de Poesía José Hierro, 2011)

Read Full Post »

.

Fragmentos extraídos de la entrevista de Marcel Cohen a Edmond Jabès, publicada bajo el título Del desierto al libro (ed. Trotta).

.

– Querría volver a Blanchot, cuya obra le es tan próxima y recordarle este análisis que, sin duda, se aceraca al suyo: ser judío «es una realidad que existe para que exista la idea de éxodo y la idea de exilio como movimiento justo; es una realidad que existe a través del exilio y por esta iniciatica que es el éxodo, para que esa experiencia de extrañeza se afirme en nosotros en una relación irreductible; es una realidad que existe para que, por la autoridad de esta experiencia, aprendamos a hablar».

.

–Tal vez, efectivamente, fuera necesario el éxodo, el exilio, para que la palabra privada de toda palabra –y desde entonces enfrentada al silencio– adquiriese su verdadera dimensión. Palabra donde ya nada habla y que, por estar totalmente liberada, se hace profundamente nuestra; al igual que solo somos verdaderamene nosotros mismos en lo más árido de nuestra soledad.

No se ha profundizado lo suficiente, me parece, en la metáfora esencial que constituye la arena en el Génesis. Solo es en el desierto, en el polvo de nuestras palabras, donde la palabra divina podía ser revelada. Desnudez, transparencia de una palabra que cada vez nos es necesario encontrar de nuevo para esperar poder hablar. El caminar errante crea el desierto.

.

–¿Quiere usted decir que el desierto sería el verdadero lugar de la palabra?

.

–Sí. La palabra tiene permiso de residencia únicamente en el silencio de las demás palabras. En primer lugar, hablar es apoyarde sobre una metáfora del desierto, es ocupar una blancura, un espacio de polvo o ceniza, donde la palabra victoriosa se ofrece en su desnudez liberada.

.

Edmond Jabès, `Del desierto al libro. Entrevista con Marcel Cohen´, trad. Ana Carrazón Atienza y Carmen Dominique Sánchez (ed. Trotta, 2000)

Read Full Post »

Older Posts »