Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 julio 2010

Mi madre gorda cuando duerme parece una ballena encallada en la playa. Entonces río. Y mis ojos que la miran desde el sueño se vuelven agua de su océano y mis manos arena de la orilla.

.

Mientras duerme pienso si la vida se entrega a la tierra como las ballenas y si en vano ahora intento mover su cuerpo hacia las aguas que no quiere más visitar

.

***

.

Viajo en un tren de veintiún vagones conducido por todos mis muertos. Miro a través del cristal roto de la ventana una batalla de mariposas mutiladas por el cielo quemado de mis cinco años.

.

Converso con los árboles de la intemperie que desaparecen en mis ojos; los que no tienen camino, con los pájaros que son ya recuerdos del viento.

.

Yo tampoco sé qué tierra es ésta

.

***

.

Los pájaros clavan sus picos en mi carne.

.

Sobre mis palmas reposan. Beben el agua de mis ojos y mi lengua calla. La dicha de su alimento no me alcanza.

.

Otra será mi gloria, no los cielos.

.

Felipe García Quintero (Colombia 1973), en la antología ´El decir y el vértigo´ (folodecaballos editores, 2005)

Anuncios

Read Full Post »

poesiasinpapeles.blogspot.com

Read Full Post »

composición

.

Uno sabe que ya está perdido, pero prefiere asumir la frase

menos contundente aunque más terrible:

algo se está perdiendo.

Recupero los eventos. O mejor: voy recuperándolos. Abarco los datos a

fuerza de grandes pausas. Incluso el gesto más íntimo se me va escapando.

Busco las tijeras mientras voy pensando y escogiendo esas imágenes que

me pertenecen. Las corto y las pego en un pequeño lugar sin marcos.

Con todo, aquello que me interesa recordar tiene un referente no

transitado por nadie más. Pero pensar(lo) me deja en deuda conmigo

misma.

Las tardes son perfectas, y por eso las peores; no puedo decidir y sigo

cortando. Recortando y pegando. Una sola imagen consta de otras

tantas; no logro terminar la primera, y sé que a cuenta de ella voy

perdiendo muchas de esas otras. Una, en sus tantas direcciones: de arriba

hacia abajo ,de izquierda hacia derecha, en diagonal, vertical: verticalmente,

en diagonal, de derecha a izquierda, de abajo hacia arriba…

Y reaparecen las ventanas, para constatar ese límite atroz, el pánico.

.

Sylvia Figueroa (Puerto Rico, 1970), en la antología ´El decir y el vértigo´ (folodecaballos editores, 2005)

Read Full Post »

perra negra labrador bajo chaparrón sin techo

sedosa de pelo, se dobla de pena, se enconcha

sirena en sí misma en escucha de un canto

¿nuevo, Abierto?

.

la cosa directa, una especie en falta

de la cosa directa, negra

para acentuar lo directo –nostalgia

hacha contra la cosa directa

hacha que no cuaja

–hacha que no cuaja se disuelve contra el blanco

.

llueve sobre la azotea

pasa de mujer a diosa

.

emana, irradia compasión la perra

la cosa retrocede confundida

al tiempo del triunfo de las cosas

.

***

.

una canción prolonga el habla

cuando el habla cesa

encendida brasa en la noche

por la brasa se construye un cigarrillo

un cigarrillo reconstruye a un hombre

hecho brasa encendida en la noche

por una soledad parte carbón

queda hecho un pedazo

marco: PEDACERÍA SER

.

eso que no termina de caer

forma de lluvia, red acribillada

en el aire la palabra disolvencia

despliega un mantel sobre el domingo

de campo

la cabeza levanta la mirada

la mirada levanta la cabeza

.

el silencio es una canción más

la canción es un silencio más

es ahí donde la hierba crece

.

camino entre un chirrido de chicharras

.

Eduardo Milán, ´Solvencia´ (Sibila, 2009)

Read Full Post »

.


tú eres la luz
-no se te ve aunque vemos-
como [a] la luz

C.

Chus Arellano

Read Full Post »

ESCENAS II

.

i.

Un hombre, bajo la lluvia, camina sin detenerse hasta que el agua, gota a gota, moja su mirada:

.

mirada húmeda que se va cargando de amarillo el espeso cielo gris del centro del invierno.

.

ii.

Una mujer, bajo el cielo del invierno, no detiene sus pasos que la acercan a las nubes:

.

sucesión de nubes grises entre las que la mujer se detiene, con sus pies sobre la arena.

.

iii.

Un árbol desnudo en el invierno, enseña al viento su estructura:

.

a un geómetra, que encuentra en ella el sentido de la vida.

.

iv.

Las luces de su arboladura son los únicos puntos visibles de un barco, entre la niebla de la bahía:

.

luces que se confunden con las del tendido eléctrico de la ciudad, apenas unos metros más arriba.

.

Andrés Fisher, ´Series´(Amargord, 2010)

Read Full Post »